En Zaragoza: “Muletazos de bello trazo dentro de un conjunto de entrega”

No quedaba otra. Cuando los toros tienen ciertas condiciones pero no pueden desarrollarlas por la falta de fuerza, sólo queda la entrega y la capacidad para saber extraer el fondo, el contenido. Y así lo hizo David Mora en Zaragoza. Los tres de Antonio Bañuelos querían pero no podía, pero Mora quiso y pudo.

En Cultoro.com, Marco A. Hierro asegura que David Mora sorteó tres armarios sin un embellecedor que facilitara su vista. Se ahogaron los tres Bañuelos entre las aguas turbias de las protestas, los defectos y el olvido, porque sólo con el quinto tuvo opción de torear David un inicio y una tanda. Fue lo que duró el animal, que anunció genio para llegar al trapo pero se desinfló ante el poder que le exigía por abajo que se fuera hasta el final. Y hasta el final de las tablas se fue, rajado, para no volver más.

Deslucidos fueron los otros dos bichos. Bruto el primero; desclasado el tercero, que tenía que hacer esfuerzos para sostenerse el rabo. Con ambos estuvo un punto más que digno el manchego de Borox, cariacontecido al marcharse y con la expresión de impotencia de quien sigue llamando a las puertas sin que se terminen de abrir y viendo cómo otros, con menos, están invitados al baile”.

En Burladero.com, Francisco Martínez describe así la tarde, que “se inicia con un dulce toreo de capote de David Mora, que remata con la media obligada en la boca de riego. Con la muleta se dobla por bajo en los inicios para seguir toreando en redondo”. […]  Al tercero, David Mora lo recibió “con ayudados por alto. A partir de ahí llega el toreo de cuidados intensivos. Se atisba calidad en el toro pero con muchos límites. El torero logra muletazos sueltos de bello trazo, dentro de un conjunto pleno de entrega”. […]

El quinto manseó “mucho en el caballo […], pero el torero le vio opciones al de Bañuelos y lo brindó al público. En la muleta el toro tiene transmisión y humilla mucho en las tres primeras tandas, hasta que se siente podido y se refugia en tablas, acabando ahí David Mora su faena que remata de pinchazo y estocada desprendida”.

En Mundotoro.com, Javier Sesma narró así la tarde de David Mora en Zaragoza: “Al quinto, David Mora lo dejó crudo en varas y cuando quiso templarlo, el astado se 'negó' y se refugió en tablas. Allí se defendió con genio. Imposible para Mora, eficaz con el acero, por lo que fue ovacionado. El tercero debió ser devuelto por una evidente falta de fuerzas. David Mora toreó siempre a favor del toro, llevándolo a media altura y sin violentarlo. Así consiguió series interesantes. El de Bañuelos con más fuerza podría haber sido un toro excelente, pero esta condición frenó la respuesta del público”. El primero fue “un ejemplar deslucido que tenía poca fuerza”.

Fotos: David Cordero

Noticias

 

Acceso Noticias

Fotos

 

Acceso Fotos

Vídeos

 

Acceso Videos

Tweets

RT @aliciayeltoro: Pues con "Cornetillo" tenía razón la afición venteña de protestar a este toro que era de pañuelo verde. No podía ni con…

Prensa David Mora Prensa David Mora

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Politica de Cookies. Para saber mas sobre las cookies que utilizamos y como eliminarlos, consulte nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web.