En Sevilla: “Así es como se puede llegar a ser figura del toreo”

Sevilla. Primera parada de las tres plazas de primera que le esperan en 48 horas. Todo un reto. Un examen que David Mora afrontó como si no hubiera mañana. Dándolo todo. Así, dibujó una extraordinaria labor ante un gran toro de El Pilar al que, de no haber sido por la colocación de la espada, le hubiera cortado las dos orejas. Otra historia fue el sexto pero el argumento de Mora, el mismo. El de verdad.

Y ante la verdad, el público se entrega. Porque a pesar de no tener ni uno el toro salmantino, David Mora le sacó unos cuantos. Y se tiró a matar o a morir. Casi resulta herido en el abdomen. Por eso, ante el gran recital de toreo, de profesional ya cuajado, y ante el deseo de triunfo, sin perdonar quites, como si empezara de nuevo, sólo sale decir: enhorabuena. Palabras que recitó el público sevillano en pie para ovacionar a David Mora tras el sexto. Así lo resumió la prensa:

En Detorosenlibertad.com, José Antonio del Moral opina lo siguiente: “Importante David Mora que cuajó la mejor actuación de conjunto en lo que va de feria. Cortó una valiosa oreja que pudieron ser dos del mejor toro de la corrida de El Pilar, un gran ejemplar, y anduvo muy por encima del peor que cerró la tarde dando una lección de hombría y de pundonor”.

“David Mora salió a por todas. […] Castaño y muy alto de agujas el tercer toro. Sensacional recibo con el capote a la verónica. Hondo, empacado, templado y preciosa la media de remate. El toro humilló mucho y con nobleza. El temple continuó en la brega a cargo del matador. Fue medido y muy bien en varas. […] Tras un pase por alto con la derecha el toro se revolvió y se le vino cruzado y vencido. El susto pasó y de inmediato, empezó a torear poderoso y relajado por redondos. Y la música empezó a sonar como solo suena la de esta plaza. Dos, tres rondas, con recreo y con sabor. La obra continuó por naturales cantados en dos rondas, superior la segunda aunque en el remate de pecho protestó el animal. Gran toro de cualquier forma. Y un broche en festín con manoletinas, molinete, trinchera y de pecho que, se seguido, le llevó a matar de estocada entera en lo alto y efectiva. Cayó enseguida la oreja. Y se pidió con fuerza la segunda. Fue como un sueño.

“El sexo se quedó muy corto y cabeceó muy molesto en el recibo de David Mora. Además, arrolló. […] Logró meterlo en cintura a base de valor y de extremar el temple. Sacó de donde no había sobre ambas manos. Muy por encima del toro anduvo Mora logrando la atención de todos los espectadores. Gran tarde del toledano, sí señor. Con el bueno y con el malo. Así, así es como se puede llegar a ser figura del toreo”.

En Cultoro.com, E. Naranjo: “El triple examen del toledano comenzó esta tarde en La Maestranza y lo superó con creces. Que esperen Madrid y Valencia, porque Sevilla ya lo ha visto. El tercer toro de El Pilar fue la chuleta perfecta para que Mora se pudiera regodear en el examen en el que se jugó -y prosigue- el honor que ha salvaguardado su carrera durante las últimas temporadas. Salió el tercero y La Maestranza, en silencio, guardó para sí ante su impecable presencia el voto que tenía preparado. Se fue éste para Toledo y David Mora fue el artífice de bella obra: una oreja se llevó del burel y mil y un olés de los de sin azuquiquis. Que Sevilla no es de azuquiquis cuando se torea de verdad. Y David Mora lo hizo”.

“Lo toreó de inicio con la despaciosidad que merecía su embestida y unas bellas chicuelinas para sacarlo del caballo presagiaron que el concepto ante el que se jugaba el primer punto daría mucho juego en el siguiente tercio. Se repuso al momento Mora de dos coladas escalofriantes por el izquierdo y a partir de ese momento, y en la primera serie, se relajó y desmayó en toreo puro y por abajo. Por la derecha y por la izquierda mostró su arsenal y La Maestranza despabiló del aletargamiento primaveral que ha venido experimentando durante toda la Feria”.

“Ante el sexto, y pese al concepto que David Mora ha hecho ver a la Fiesta durante su carrera, el toledano planteó su lidia con la despaciosidad por clave. Todo se vino abajo, menos su actitud. Prosiguió firme y firme acabó su labor. Lo lidió de verdad al último, cruzándose al pitón contrario y exigiéndole el puntito que le faltaba al animal. Sacó su instinto guerrero en la suerte suprema y, con taleguilla deshilachada incluida, recogió la ovación que le tributó Sevilla”.

En Aplausos.es, Paco Mora escribe esto en su artículo de opinión: “Cierto es que “Niñito” de Moisés Fraile fue un gran toro, de los que descubren a los malos toreros, pero el de Borox supo hacerle los honores que merecía su bravura y eso que llaman ahora “toreabilidad”. […]Con un toro de la calidad de “Niñito” hay que apretarse los machos y entregarse en cuerpo y alma si se quiere estar a la altura, y David lo ha estado. De haber despenado a su adversario/colaborador con mayor acierto, habría paseado el ovalado anillo de la Maestranza con los dos apéndices auriculares en las manos.

En el ABC de Sevilla, Fernando Carrasco: “David Mora se ha gustado mucho toreando con el capote a «Niñito», que se ha arrancado de largo en el segundo puyazo, galopando incluso. Lo ha visto enseguida el madrileño que, tras brindar al público, lo ha dejado de largo para enjaretarle una serie inicial desmayada la planta e incluso mirando a los tendidos. Luego, la faena ha tenido mucho de profundidad, bajando la mano en las series mientras el astado tomaba el engaño de manera extraordinaria, repitiendo una y otra vez a los cites. Las dos series al natural, conformadas por seis y siete muletazos cada una han levantado al público de los asientos, concluyendo con unas manoletinas muy ajustadas. Gran toro hasta el final, que ha muerto de una estocada desprendida, fundamental para que el presidente no haya concedido la segunda oreja”.

“El sexto ha desarrollado mal estilo en el capote. Se ha revuelto muy pronto y en cuanto le ha podido Mora ha «cantado la gallina» y se ha querido marchar de la suerte. Muy bien el madrileño aguantándolo y robándole los muletazos que no tenía. Tras un pinchazo ha enterrado el acero, quedando prendido de los pitones el torero. Por fortuna todo ha quedado en un susto”.

En la Cadena SER, Radio Sevilla, Paco García: “Lo lanceó con gusto a la verónica, lo dejó largo en la segunda entrada al caballo y lo brindó al público antes de cuajar intensas series por ambos pitones. La espada cayó algo desprendida y atravesada y quizás eso dejó el premio en una oreja. El que cerró plaza anduvo siempre muy descompuesto y llegó a la muleta haciendo hilo y más tarde rajadito. Con todo, Mora insistió hasta el punto de limarle algunas asperezas. El torero se llevó un tremendo susto al entrarle a matar por fortuna sin consecuencias”.

En Mundotoro.com: “Mora cogió la mano derecha y acompañó la embestida del animal. […] Las series por ese pitón sucedieron con intensidad y emoción pero Mora no se conformó con eso y cogió la zurda. Así, redondeó una faena cuyo apogeo llegó en el cierre por manoletinas mirando a los tendidos, volcados en aplausos y olés con su toreo”.

“El sexto, más ancho de sienes, salió suelto y no permitió lucimiento con el capote. Continuó soltando la cara en la muleta, sin clase, buscando siempre la salida y dificultando mucho la labor de Mora. Igualmente se afanó en arrancarle pases por ambos pitones”.

Fotos: La Maestranza

Noticias

 

Acceso Noticias

Fotos

 

Acceso Fotos

Vídeos

 

Acceso Videos

Tweets

RT @aliciayeltoro: Pues con "Cornetillo" tenía razón la afición venteña de protestar a este toro que era de pañuelo verde. No podía ni con…

Prensa David Mora Prensa David Mora

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Politica de Cookies. Para saber mas sobre las cookies que utilizamos y como eliminarlos, consulte nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web.