Y se cumplió el sueño…

DSC 7030

Y llegó el día, 21 de febrero de 2016. Una fecha que quedará para siempre en los anales de la historia del toreo, y donde dentro de muchos años podremos leer que David Mora volvió, y lo hizo como lo hacen los más grandes, como lo hace un hombre que ha demostrado que a pesar de las adversidades que nos podemos encontrar en el camino, jamás hay que dejar de soñar, de luchar por lo que más queremos. Y así fue, y así ha sido.

Atrás quedaron ya aquellas imágenes de ese fatídico 20 de mayo de 2014. Ahora nos quedaremos con los imborrables momentos que nos hizo vivir el pasado domingo en el Palacio de Vistalegre y con todo lo que nos hizo sentir a los que amamos el toreo.

DSC 7945

Siempre decía que cuando pensaba en ese día, esperaba que fuera un día emotivo en el que pudiera disfrutar delante del toro y hacer disfrutar a toda esa afición que siempre le mostró todo su apoyo y cariño. Y cumplió su sueño y cumplió su palabra. Disfrutó como nunca e hizo disfrutar a todos los que tuvimos la fortuna de verlo.

También decía siempre que tras el percance había un antes y un después. Y en ese “después” nos hemos encontrado con un David Mora mucho más relajado y maduro. Sorprendía ver la tranquilidad que transmitía después de tanto tiempo sin vestirse de luces y en un día de tanta responsabilidad y presión por las circunstancias que se daban.

Nos hizo soñar también a nosotros con ese toreo pausado, templado, casi a cámara lenta, haciendo que pudiéramos disfrutar intensamente de cada pase, de cada uno de sus gestos, de esa torería y esa clase innatas en él.

Y David Mora recogió el fruto de estos casi dos años, lo que se merecía sin lugar a dudas. Un triunfo rotundo que nos confirma que el torero sigue con nosotros y que nos seguirá haciendo soñar como lo hizo en Vistalegre. Este es solo el comienzo de una gran temporada para David Mora y para el toreo.

Fotos: César Erustes.

DSC 7151

Aplausos – Íñigo Crespo
David Mora, puerta grande, regresa a lo grande en Vistalegre

David Mora ha obrado su sueño. El milagro se ha hecho realidad en Vistalegre. Los hados y el destino le tenían reservado al madrileño, después de tanta lucha y sacrificio, un toro de una calidad infinita, con el que se ha reencontrado a sí mismo, toreando muy relajado con las muñecas y la cintura, y otro muy bravo y de importante codicia, con el que ha puesto a revientacalderas el cubierto coso de Carabanchel. Le cortó las dos orejas a uno, las perdió por errar con la espada en el otro, y terminó su actuación en volandas por la puerta grande.

Leer más.

 

Mundotoro – Irene Martín
Dueños de su fortuna

David Mora recibió al toro de su reaparición, alto y cornalón, tras dos años alejado de los ruedos con verónicas de mano baja, muy templadas, que ligó saliendo hacia los medios con una chicuelina, una media y una revolera, que rápidamente conectaron con el público. Luego realizó un quite verónicas ajustadas cerrado con una media con mucho gusto y muy templado todo. La mayor virtud de la faena fue buscar esa despaciosidad que llegó de forma clamorosa nuevamente en un natural a cámara lenta y en redondo, aprovechando la nobleza y calidad del animal al que fue construyendo poco a poco. Logró ese asentamiento por el pitón izquierdo y remató la faena volviendo a coger la muleta con la derecha para torear mirando hacia los tendidos, muy reunido. Se dejó rozar la pierna con el pitón para finalizar la faena y la estocada entera le aseguró el doble premio ganado a pulso de ‘vuelve mi mejor yo’.

Leer más.

 

El Mundo - Zabala de la Serna
Gozosa resurrección de David Mora

El pueblo admira los milagros antes de que se olviden. Y así el público de Vistalegre estalló en una ovación admirativa, sentida y alentadora ante los dos colosos que renacían ayer de sus cenizas. David Mora y Jiménez Fortes, unidos por la tragedia y la resurrección, respondieron desmonterados al cariño general; un respeto para los hombres que se levantan y vencen a la derrota. Mora de verde manzana y oro, Fortes de frambuesa y oro. Un mano a mano contra el destino. Y sonaron los clarines del miedo que anunciaban al toro. Otra historia se empezaba a escribir. Aunque la del ser humano ya estaba escrita, David Mora rubricó el capítulo de su reaparición como torero con el triunfo ansiado. Una ansiedad que fue calma, poso y asentamiento con un cinqueño de Juan Pedro Domecq que respondió en parte a su nombre: 'Insuperable'. Por temple, calidad y una clase sostenida desde las verónicas que lo saludaron con el mimo requerido. Mora gozó aquel pitón izquerdo de seda con lances dormidos en las muñecas. Empaque y el capote prendido en las yemas, codilleo mágico hasta la soberbia media de un quite.

Leer más.

 

ABC - Andrés Amorós
David Mora cuaja dos grandes faenas y triunfa en su reaparición en Vistalegre

A las cinco y media en punto de la tarde pisan la arena del Palacio Vistalegre dos toreros que reaparecen, después de haber sufrido gravísimos percances. Todo el público se pone en pie y los hace saludar; a la impresionante ovación se unen también –una estampa poco frecuente– los demás toreros, vestidos de luces. Es un momento de auténtica emoción. Ese clima se mantendrá toda la tarde: David Mora y Jiménez Fortes ponen todo de su parte y el público los apoya constantemente. He recordado yo un poema de Vicente Aleixandre: es como un «unánime corazón» que bombeara su latido al «corazón diminuto» –pero muy grande– de los dos toreros.

Leer más.

 

La Razón - Ismael del Prado
David Mora triunfa en una tarde de dos héroes

Decía el realista francés Emile Zola que «el artista no es nada sin el don, pero que el don no es nada sin trabajo». Ayer dos héroes vestidos de luces dejaron constancia de ello en Vistalegre. David Mora y Saúl Jiménez Fortes. Tanto monta, monta tanto. Simbiosis perfecta de amor propio, esfuerzo, superación y respeto por su profesión. Esa misma que un pérfido colmillo les hizo descubrir la hiel del hule. Lo contó por meses el malagueño; por años, casi dos, el toledano. Amargo ostracismo de noches sombrías. Ingratos sinsabores con el toro entre penumbras del que quiere, pero, herido, no puede. La verdad del toreo. Pura. Cruda. Pero que en tardes como la de ayer resulta tan gratificante. Gloria redentora. La saborearon, la paladearon, ayer ambos. Con el añadido del triunfo en el caso de David Mora. Lo hicieron ya desde que, desmadejado el paseíllo, el público les obligó a saludar desde el tercio. Piel de gallina. Emotividad. Sentimientos encontrados que corroboró David Mora en el que cornidelantero que rompió plaza. «Insuperable» hizo honor a su nombre con un pitón izquierdo cumbre. Soñado. Perfecto para recobrar el latido del toreo. Se gustó en el saludo a la verónica el torero, muy relajado, con almibarada dulzura. Repitió en el quite con una media abelmontada de cartel. De enjundia. Tras el brindis al cielo, prolongó por estatuarios y no tardó en buscar oro de ese pitón zurdo que era una mina. Un potosí. Se sucedieron las tandas rotundas, gustándose, disfrutando. Buenos naturales. Se comía la tela el de Parladé en cada arrancada. Una tanda postrera en redondo con desmayo varios de ellos. Hundió la tizona entera y afloraron los pañuelos. Dos orejas. Qué más da la cifra. El triunfo ayer trascendía todo eso.

Leer más.

 

Marca - Carlos Illán
David Mora vuelve por la puerta grande

El regreso a los ruedos de David Mora, después de la tremenda cogida que sufrió en Madrid hace dos años y que por poco no le deja fuera del toreo, y la de Saúl Jiménez Fortes después de las dos cornadas espeluznantes que padeció en la temporada pasada, logró convocar casi media entrada en Vistalegre. La gente quiso arroparlos en este gesto que representa la vuelta de dos hombres muy catigados por los toros. Y no se puede decir que ambos toreros no correspondieran con una entrega total y momentos de muy buen toreo, especialmente los que desgranó David Mora.

Leer más.

 

El País - Antonio Lorca
¡Superhombres!
Más que una corrida de toros, lo ocurrido en la plaza de Vistalegre fue un espectáculo de grandeza; el milagro de la resurrección de dos hombres de carne y hueso que hace unos meses les vieron las orejas a la muerte y han sido capaces de revolverse contra el destino y enfrentarse de nuevo al toro, símbolo de su propio drama y esperanza de un futuro triunfal.

David Mora y Jiménez Fortes son dos superhombres que han engrandecido el toreo con un gesto que debe llenar de orgullo a quienes tenemos la fortuna de admirar a los héroes artistas que se juegan la vida para desentrañar el misterio de la tauromaquia.
Leer más.

 

COPE - Sixto Naranjo
El destino saldó deudas con David Mora
La tarde se presumía de emociones fuertes. Volvían David Mora y Saúl Jimenez Fortes después de sus brutales cornadas. Era día de reencuentros, de volver a sentir al público y de esperar que el destino ofreciese una tregua en forma de posibilidades de triunfo. Quien encontró esa suerte y saldó su regreso con la puerta grande fue David Mora. A Fortes, ese destino, le sigue debiendo una, o quizá dos.
Leer más.

 

Cadena SER
David Mora hace el toreo eterno en Vistalegre

Leer más.

Noticias

 

Acceso Noticias

Fotos

 

Acceso Fotos

Vídeos

 

Acceso Videos

Tweets

RT @aliciayeltoro: Pues con "Cornetillo" tenía razón la afición venteña de protestar a este toro que era de pañuelo verde. No podía ni con…

Prensa David Mora Prensa David Mora

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Politica de Cookies. Para saber mas sobre las cookies que utilizamos y como eliminarlos, consulte nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web.