En Las Ventas: “Lo intentó por todos los medios, pero resultó en vano”

No pudo ser. Ante una gran falta de fuerzas, que camufla la calidad del toro, y una falta de casta, de la que se aprovecha el animal para no embestir, David Mora lo puso todo de su parte ante el lote de Valdefresno. El capote fue el arma que mejor pudo usar. Y ante el primero, porque el cuarto hizo caso omiso a engaños durante su lidia y, además, se puso complicado para recibir la muerte. Pero así es la suerte. Madrid vio que no se quedó nada dentro. Queda otra.

En Sevilla: “Así es como se puede llegar a ser figura del toreo”

Sevilla. Primera parada de las tres plazas de primera que le esperan en 48 horas. Todo un reto. Un examen que David Mora afrontó como si no hubiera mañana. Dándolo todo. Así, dibujó una extraordinaria labor ante un gran toro de El Pilar al que, de no haber sido por la colocación de la espada, le hubiera cortado las dos orejas. Otra historia fue el sexto pero el argumento de Mora, el mismo. El de verdad.

En Ambato: “Toreó a cámara lenta, templado, largo de principio a fin”

David Mora cortó dos orejas el pasado dos de marzo en la localidad ecuatoriana de Ambato. Su única cita en el nuevo continente acabó en triunfo grande. Los dos trofeos hubieran podido ser cuatro si no hubiera tardado en caer el segundo de su lote, de Vistahermosa, al que se llegó incluso a pedir el indulto. Asimismo, el diestro conquistó al público ambateño con su toreo templado, cadencioso, de mano baja y mentón en el pecho. El de verdad. El del paso al frente. Y además, en su primero firmó una estocada perfecta. Mora en estado puro.

Valdemorillo: “Conjugó distancia con altura, asentó la planta y sacó valor”

Tras el festival en la portuguesa Mourao, llegó la primera fecha de luces para David Mora. La Candelaria, Valdemorillo (Madrid). Y en los corrales esperaba un lote de Luis Algarra que fue más en ilusión que en realidad, pues ninguno se entregó de verdad. Escasez de fuerza, en uno; y de casta, en otro. Sin embargo, David Mora no entiende de excusas y, con el grado del oficio de un torero cuajado, logró exprimir todo el jugo de sus ejemplares junto a dos grandes estocadas fulminantes. Puerta Grande. Sólido, templado, valeroso y, cuando sus oponentes se lo permitían, estético. A cada toro, su lidia. Y en todas ellas, David Mora.

En Acho: “Una labor presidida por la inteligencia y la mano baja”

Cruzó el charco con la máxima ilusión y con la esperanza de encontrarse con embestidas que permitieran el toreo. Sin embargo, David Mora mostró en la Feria del Señor de los Milagros de Lima (Perú), la inteligencia más que necesaria para hacer fácil lo difícil y el poder de la mano baja y el temple para someter las acometidas hacia las nubes.

Noticias

 

Acceso Noticias

Fotos

 

Acceso Fotos

Vídeos

 

Acceso Videos

Tweets

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Politica de Cookies. Para saber mas sobre las cookies que utilizamos y como eliminarlos, consulte nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web.