En Beziers: “Buen gusto, temple, empaque y torería”

Para el público fue de dos, pero el presidente decidió sacar un pañuelo. Y como vivimos en democracia, el pueblo manda: David Mora cortó dos orejas. Y lo hizo como sabe, con temple, mando y profundidad; pasándose el toro cerca. Muy cerca. Sin embargo, a milímetros del pitón había un muslo recientemente abierto. No le importó. El público no se dio cuenta. Porque David Mora no es de exteriorizar el dolor ni de hacer aspavientos. No hace falta. Su toreo lo dice todo.

David Mora sale a hombros en Guijuelo

La mejor forma de pasar el día más taurino del año es toreando. Y si, además, en esa tarde se puede imprimir despaciosidad, mano baja, temple y suavidad… La tarde se convierte en un gran día. Y David Mora lo tuvo. Porque plasmó sus cualidades toreras ante un lote de Vellosino. Llegó también el golpe, la voltereta. Pero el diestro no se achantó ante el varetazo en el muslo y siguió mostrando su capacidad. Tras la cogida, lo ideal hubiera sido el reposo. Pero no se puede parar cuando tu vida es el toreo y el toreo tu forma de vivir.

Mont de Marsan: “Temple, suavidad, pulso… y gran estocada”

A pesar de no haber tenido el material esperado, David Mora sigue mostrando sus cualidades técnicas y artísticas en las plazas que pisa. En Mont de Marsan tocó una de las ganaderías emblema de la cabaña brava: Victorino Martín. Sí. Saltillo, Albaserrada. Porque cuando uno sabe y muestra que está capacitado para todo tipo de encastes, lo demuestra. Y así fue.

Pamplona: “Supo andarle en la cara, avivarle la intención y tragar la frenada”

Pamplona, uno de sus feudos. Aquella plaza cuya personalidad viene marcada por el ambiente festivo y sonoro. Sin embargo, cuando lo sucedido llama la atención, responden. Y respondieron con una oreja a la labor de David Mora. Una faena inventada. Como aquel pintor que sin lienzo ni colores realiza una obra de arte. Asimismo, la inteligencia jugó también un papel importante, pues supo ir, ver y vencer. Ir por derecho, ver aquello extraíble de sus oponentes y vencerlos, con dos estocadas de libro. Primer paso por Pamplona sin discusión.

En Vila Franca de Xira: “Faena de calidad, con muchos detalles de torería y gusto”

Una vez más, la capacidad de David Mora no tiene límites y en todas las plazas sale a relucir. Tres vueltas al ruedo dio en Vila Franca de Xira, la coqueta plaza portuguesa conocida como La Maestranza lusa. Tres recorridos por el redondel que equivalen a tres orejas que hubiera cortado a los de Murteira Grave, los colaboradores que, en esta ocasión, hicieron posible el triunfo en Portugal, una tierra que conoce y quiere a David Mora.

Noticias

 

Acceso Noticias

Fotos

 

Acceso Fotos

Vídeos

 

Acceso Videos

Tweets

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Politica de Cookies. Para saber mas sobre las cookies que utilizamos y como eliminarlos, consulte nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web.