La superación de un héroe

David Mora sabía todo lo que estaba en juego. En su mente había dos opciones: la Puerta Grande o la enfermería. Así, el pasado martes 20 de mayo decidió cruzar el extenso ruedo de Las Ventas y arrodillarse ante el portón de toriles para recibir a su primer oponente de El Ventorillo. Hizo la señal y apareció el bravo. La suerte no le acompañó (o sí) y tras unos segundos interminables, se apreció la herida. Y eran dos, una en la axila y la más grave, extensa y desgarradora, la del muslo.

Por suerte, estaba en Madrid. Y tras ese túnel por el que fue trasladado le esperaba el doctor Máximo García Padrós y todo su equipo médico. El cirujano volvió a realizar un quite a la muerte para salvar la vida de un torero. Una vez más, aplicó su técnica, capacidad y temple para reparar los treinta centímetros en el muslo y diez en la axila que el toro había destrozado.

Tras casi dos horas de intervención complicada y laboriosa, el torero (ya hecho héroe) fue trasladado al sanatorio Virgen del Mar de Madrid e ingresado en la UCI. Y hasta en esos duros momentos, de todavía incertidumbre y soledad, consciente del daño que sufría, David Mora pensaba antes en los demás que en sí mismo. La humildad y solidaridad de los grandes. No lo puede evitar. Aflora. Siempre pendiente de que todos los que iban a visitarle estuvieran bien y no pasaran más horas de las debidas en el hospital.

La mayoría de los mortales no tendrían aliento ni para respirar, pero David Mora fue capaz de comer e, incluso, de empezar a dar guerra cuando no llevaba ni doce horas en la Unidad de Cuidados Intensivos. Increíble. Al día siguiente, ya jueves y tras una notable mejoría, don Máximo decidió que era el momento de pasar a planta.

“¿Me puede traer unas muletas?”, preguntó David a la enfermera nada más bajar a planta. Quería ponerse en pie. Y lo intentó. Pero el sillón donde estaba apoyado se escurrió y él quiso apoyarse con la pierna herida que, evidentemente, no respondió. La punzada de dolor al caer al suelo tuvo que ser increíble, pero apenas se quejó. Hasta que entrado el fin de semana pudo levantarse. Lo normal sería haberlo logrado pasada, al menos, una semana o más, pero en su caso fue cuestión de días. Las visitas y los regalos recibidos eran un goteo imparable. Familia, amigos y personas del mundo del toro. Muestras de cariño recibidas fruto de lo sembrado durante años. No se merece menos.

Además, durante todos estos días ha estado acompañado de una persona que, aunque está en la sombra, es la luz de su día a día. Con un amor y cariño desmedido que le han hecho estar pendiente siempre de que a David no le faltara de nada. Su mayor felicidad estos días era la mejoría del torero. Desde hace más de once años está ahí, a su lado. Y a ella también gracias. Por cuidar del paciente, del torero y, sobre todo, del hombre.

Por fin, una semana después, llegó el alta. Un número importante de medios de comunicación le esperaban en la recepción del hospital. Y ante ellos, David Mora agradeció al doctor García Padrós y al equipo médico el haberle salvado la vida y añadió: “Estos percances sirven para dar a mi profesión la verdad que tiene y estoy contento también porque ha sido en Madrid; lo peor ya ha pasado, vivimos momentos muy angustiosos”. De momento, no existen plazos marcados de recuperación y, mucho menos de reaparición.

Tras las declaraciones, David Mora abandonó el sanatorio santiguándose y enviando un beso al cielo. El héroe, de nuevo, se ha superado a sí mismo y ha vencido a la muerte. Su preparación física y mental lo ha hecho posible. Pero también el estar tocado por la varita de arte, la de los elegidos para esta dura profesión.

Noticias

 

Acceso Noticias

Fotos

 

Acceso Fotos

Vídeos

 

Acceso Videos

Tweets

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Politica de Cookies. Para saber mas sobre las cookies que utilizamos y como eliminarlos, consulte nuestra Politica de Cookies.

Acepto las cookies de esta web.